¿Por qué necesitar un trasplante de riñón?

Un trasplante de riñón es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo para implantar un riñón sano de otra persona. El riñón puede provenir de un donante de órganos fallecido o de uno vivo. Los familiares o individuos que no tienen relación familiar pero presentan buena compatibilidad también pueden donar uno de sus riñones. Este tipo de trasplante se denomina “trasplante de donante vivo”. Los individuos que donan un riñón pueden vivir saludablemente con el que les queda.

Una persona que se somete a esta clase de trasplante suele recibir solo un riñón. Sin embargo, en casos aislados, podría recibir dos riñones de un donante fallecido. En la mayoría de los casos, los órganos enfermos se dejan en su lugar durante el procedimiento. El riñón trasplantado se implanta en la parte inferior del abdomen, en la parte frontal del cuerpo.

Un trasplante de riñón se recomienda para niños que tienen disfunciones graves de los riñones y que no podrían vivir sin diálisis o un trasplante. A continuación se detallan algunas de las enfermedades infantiles de los riñones para las que se realizan trasplantes. Sin embargo, no todos los casos de estas enfermedades requieren trasplante de riñón. Consulte siempre al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

  • Defectos de nacimiento y enfermedades hereditarias (las causas más comunes de insuficiencia renal en los niños desde el nacimiento y hasta los cuatro años de edad)
  • Enfermedades hereditarias, síndrome nefrótico y enfermedades sistémicas (las causas más comunes de insuficiencia renal en los niños entre los 5 y los 15 años de edad)
  • Enfermedades que afectan los glomérulos (la causa más común de insuficiencia renal en los niños entre los 15 y los 19 años de edad)

Si presentar alguno de estos síntonas, agenda tu cita lo antes posible.

Categorias : uncategorized

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *